Esta usted en:

Gastronomía


Tiene la comarca de Sierra Mágina una antigua tradición matancera que en la villa de Torres se manifiesta de una forma particular con productos del cerdo tales como el “lomo de orza”. Pero no habremos de quedarnos sólo en los lomos, pues también nos hemos de encontrar con la “masa de chorizo”, que en Torres se toma pasada por la sartén, o con un plato recio que antaño se tomaba para el primer día de las bodas, conocido como la “morcilla de res”, y que es elaborada con sangre, las patas y el estómago –los callos– de un cordero. No menos interesante gastronómicamente es el llamado “betún”, nombre que los torreños dan a la masa de la morcilla negra. Esta masa suele cocerse en cazuela de barro y se sirve en caliente para tomarla con pan tierno.

De la cocina de diario eran antaño insustituibles entre los labriegos las “migas con torreznos y chorizos”, siendo dignas de recordarse entre las viandas unidas al ciclo festivo las “gachas de los Santos”, las cuales se tomaban, y se siguen tomando, acompañadas de cuscurros de pan frito en la noche del uno de noviembre. 

Los pastores nos han dejado las “papas con ajillo”, plato sencillo que se cocina con unas patatas cortadas en rodajas finas, que se han de freír en el aceite con el que previamente se ha frito una rebanada de pan, unos ajos y unos pimientos choriceros, haciéndose con esos últimos ingredientes y con unos cominos un majado que agregaremos a un caldo en el que haremos cocer a las patatas ya fritas durante unos minutos. 

Plato propio de segadores, que preparaban ellos mismos en el tajo de su trabajo, es el denominado “mojili torreño”. Se trata de un gazpacho austero, sin cebolla, pimiento ni pepino, sólo con tomate y ajo, aparte del aceite, vinagre, pan, agua y sal. Con este gazpacho hacían una comida completa, ya que primero se bebían el caldo, y al resto de los ingredientes que quedaban en el fondo le echaban más aceite y lo tomaban mojando pan –de ahí el nombre del plato: “mojili”–. 

El “morrococo” es otro plato tradicional torreño con el cual se aprovechan los garbanzos sobrados del cocido, a los que se les ha de añadir abundante tomate y patatas, dejándolo todo cocer con un poco de aceite y con el caldo del cocido. 

Dentro de la repostería caben señalarse las llamadas “ajuelas”, dulce torreño hecho con masa de leche y harina.




Ayuntamiento de Torres

Información Legal | Accesibilidad